El dictador porno

Cada vez que veo porno, me sale esta voz en mi cabeza que me dice que haga cosas extrañas. Cosas, yo no haría normalmente. Pero eso no me impide ver porno. Simplemente tengo que verlo y aunque trato de luchar contra esta necesidad, no puedo hacerlo. Así que me encuentro con el dictador casi todos los días y me obliga a hacer cosas raras. Me ordena a tocar a mí mismo con los dedos mojados, al igual que las chicas en la pornografía, y luego poner los dedos en mi coño mojado, pero entonces las órdenes conseguir más exigente y simplemente tiene que seguir. Es el tipo de voz que tiene que obedecer. videos-porno.mx

Una vez vi una porno donde un hombre estaba escupiendo en la vagina de la mujer para que se moje todo el tiempo, y la voz me dijo que fuera a buscar un vaso de leche. Luego tuve que sentar en el sofá con las piernas elevadas y poco a poco me serví la leche en mi vagina y lo empujó en profundidad con los dedos. En mi cumpleaños me dijo que pusiera la torta en mi culo y me metieron en un poco de crema de fresa. Que estaría bien, pero mi compañero de trabajo se acercó y la voz me dijo que necesito para ofrecerle el pastel. Obedecí. El porno estaba todavía en lo que sabía lo que está pasando enseguida y él quería cogerme por un largo tiempo, de todos modos, así que nos dieron en el suelo justo en la sala de estar. Vio que estoy viendo porno mientras que me está tocando (que estaba recibiendo comandos) y se fijó en la escena con el sexo anal es lo que estoy realmente en, sí dijo que me va a joder en mi culo. El dictador dijo que no. Se debe poner más pastel en mi culo y luego me coge. Le dije lo que hay que hacer y pensé que él lo encontrará extraño, pero en realidad estaba todo emocionado al respecto. Se puso un trozo de tarta y empujó todo en mi culo, pieza por pieza, y luego puso su pene en. Me agarró del pelo, me dio una palmada nalga y me llamó a su puta personal y me cogió con tanta fuerza que le dolía. La voz dijo que soy una buena chica y tengo que poner su pene en la boca para que pueda probar el pastel, así como que va a venir. Lo hice y él vino. Tragué saliva y él se rio y me dijo que soy el mejor polvo que se ha tenido y él no quería ir. Dijo que se quedará toda la noche, porque quiere degustar champán de mi culo y quiere poner toda su mano en mi vagina y me quiere montarlo y orinar sobre él mientras lo hacemos. La voz en mi cabeza me dijo qué decir. Le dije que quería que se puso su cinturón alrededor de mi cuello, y luego voy a pis en él.